¿Por qué no decirle a tu jefe que te está volviendo loc@?

CouragePor Cathy Glass

He leído varios blogs y mi conclusión es que muchos de nosotros no somos felices en nuestro trabajo. Nos quejamos de jefes y organizaciones que nos vuelven locos. Hacen cosas sin sentido, ignoran la realidad de lo que significa el trabajo diario, dicen una cosa y hacen otra, no tienen paciencia para esperar a que completemos nuestra tarea y nos niegan los recursos que necesitamos…, la lista sigue. Me pregunto, ¿por qué toleramos esto? ¿Por qué nos conformamos con la irritación, la angustia, la infelicidad?

El año pasado dejé a mi marido después de 30 años de matrimonio. Fue la decisión más difícil que tomé en toda mi vida. Fui desesperadamente infeliz durante tres años, me quejé, lo culpé, traté de resolver los conflictos y cuando por fin decidí dejarlo, me sentí un fracaso. Pero después un amigo – alguien a quien respeto y admiro – me dijo, “Debe haber sido muy difícil. Tienes mucho coraje.” No lo podía creer, yo no me veía como una persona con coraje, dejar al marido no era parte de mi definición de “tener coraje”.

Este comentario cambió mi perspectiva y me condujo a una búsqueda de sentido, de significado, ¿qué significa vivir con coraje?

Mi búsqueda de coraje me llevó a esta conclusión: “Animarme a ser quien verdaderamente soy, a pesar de mis miedos.” Hm, ¿qué significa esto para mí? Significa ir más allá del miedo, que me lleva a conformarme con poco en las relaciones, en el trabajo y en el hogar. Ir más allá del miedo a lo que pensarán los demás, más allá del miedo a cómo reaccionarán, más allá del miedo a lo desconocido.

Sin embargo, no puedo disolver el miedo con solo desearlo, tengo que hacer lo que sea mejor para mí en presencia del miedo. En otras palabras, para ser feliz, tengo que tener el coraje de ser vulnerable al miedo, de decir “te amo” y arriesgarme a que me rechacen, de ser feliz y arriesgarme a verme como una tonta, de buscar paz y ser vista como un fracaso en mi matrimonio.

Todo lo que tiene valor en mi vida implica un riesgo. Cuando permito que me dominen los miedos, mi vida carece de la riqueza y el color que añoro. Al final de cuentas, se remite a tener el coraje de mis propias convicciones y al mismo tiempo exponerme, vulnerable, a la posibilidad de que no funcione… el fracaso es una posibilidad.

¿De qué tenemos miedo?
Volvamos a los jefes horribles y las organizaciones enfermas. Pregúntate, ¿cuál es el riesgo que evito cuando decido no decirle a mi jefe que me está volviendo loco o loca? ¿Por qué expresamos lo que realmente pensamos acerca de nuestras organizaciones dentro de las aguas seguras de las conversaciones “privadas”? Existe un motivo valedero por el que toleramos la infelicidad. Después de todo, tiene sentido evitar la reacción iracunda o displicente que prevemos, mantener nuestra sanidad mental en caso de poner en peligro una promoción, y hasta nuestro empleo. Nos aferramos a la creencia de que correr el riesgo no tiene sentido, predecimos que nada va a cambiar.

¿Cómo sabemos que nuestras predicciones serán correctas? No podemos decir si los resultados que esperamos serán verdaderos o falsos, por lo menos no hasta que probemos en la vida real. Y eso implica coraje. Puede ser más difícil dar el primer paso, abrir la conversación, que vivir con las frustraciones y el dolor. Al darle voz a nuestros verdaderos pensamientos y sentimientos, nos volvemos vulnerables al fracaso, a la posibilidad de que nuestras peores pesadillas se conviertan en realidad. Es cierto, lo peor puede pasar…

Sin embargo, también es posible que al tomar el riesgo encontremos un poco menos de dolor, un poco más de felicidad. Tal vez lo que predijimos no se dé pero lo que sucede podría sorprendernos. Mi jefe podrá enojarse cuando lo confronte. Podría perder mi promoción. Pero también podría haber cambios para mejor, tal vez me empiece a ver como alguien que va en búsqueda de lo que quiere y termine dándome la promoción. O tal vez me dé cuenta de que toda esta cuestión es altamente importante para mí y tome otra decisión… pero no lo puedo saber hasta dar el primer paso, que es arriesgado.

Un regalo oculto
Cualquier sea el resultado de mis propios esfuerzos en el último año, a medida que me esfuerzo por ser más vulnerable, aumenta la estima que me tengo. Y por eso lo hago una y otra vez. ¿El regalo oculto de mi búsqueda de coraje? Abrirme a una vida plena en tecnicolor, momento a momento.

Mi sobrinito Leo me contó que hace poco tuvo la oportunidad de tocar una serpiente. Me dijo, “Tenía miedo de que me mordiera, pero no lo hizo. Era cálida y suave.” Su sonrisa me decía que estaba orgulloso, había tenido miedo pero lo había hecho de todos modos.

____

Sobre el autor

Cathy lidera nuestras prácticas de cultura. Es especialista en cultura organizacional: cómo generar el cambio de la manera adecuada. La marca registrada de su trabajo es “hacer que las personas se preparen para el logro”.  Le apasiona identificar qué necesita una compañía para ser aún mejor, así como también alentar la transformación para que suceda. Más>

3 Responses to ¿Por qué no decirle a tu jefe que te está volviendo loc@?

  1. anonimo says:

    Anonimo:

    en los ultimos años ingrese a una compaña que esta a una ciudad de mi casa es una hora de camino a carretera, inicie con mucha energia, espectativas grandes de resolver todo y cambiar la perspectiva del ambito laboral en donde estaba me inspire mucho en el libro “FISH” queria ser como la protagonist del libro, con mucha pasio y empuje vi la transformacion de la planta en donde estaba trabajado, sin embargo aun que veia aspectos de mi jefe que me parecian poco eticos y estos me causaban asombro y hasta sierto punto algo de miedo, con varios de mis compañeros de trabajo con los cuales de dirigia de una manera algo cruel, nunca me entrometi aun que estos fueran en mi presencia, al final de cuentas el me respalbada mucho, y continuo mi Carrera dentro de la compañia, despues de ver como desfilaban compañeros los cuales eran despedidos frente a mi, jamas pence que eso me podria pasar a mi, continuo mi Carrera y me dieron una promocion, lo cual fue lo peor que me pudo pasar, recibia el coaching de mi jefe asi que ya te imaginaras actuaba como el (mala mente), sin embargo ese no era mi yo verdadero y empece a entrar en un colapzo ya que nadie me podia ver, nadie queria trabajar conmigo, nadie me ayudaba, salvo un compañero que me miraba con probablemente lastima por que veia como me estaba desmoralizando como profesionista, fisicamente me veia mal, ojerosa, delgada, desalineada e internamente era lo mismo reflejaba mi estado de animo a simple vista, durante este tiempo tome una decicion que no sabia que me podia perjudicar mas adelante (tome un vehiculo de la compañia para hacer uso personal de el), bueno el heco es que estaba muy mal, no se si mi jefe vio que el se meteria en un problema por haberme puesto en esa posicion, asi que hablo conmigo y me quito de inmediato, perdi toda mi autoestima y toda mi confianza en esa transicion, despues mi jefe se dio cuenta de lo del vehiculo y ahora me trata como trataba a los compañeros que en un principio les comparti, ahora le tengo pavor, no se por que no puedo expresar mis ideas sin sentir miedo, aparte de que les caigo mal a todos mis compañeros. Quiero tomar una decision definitiva pero tengo mucho miedo de hablar con el

  2. Anonymous says:

    Esto en la realidad no funciona, porque a casi nadie (y menos a lo jefes) les gusta escuchar que hacen las cosas mal.

    • axialent says:

      Gracias, estoy muy de acuerdo con usted, es horrible cuando la gente nos dice que estamos haciendo algo mal y queremos ignorarlo. A menudo he evitado de decir cosas que yo pensaba, simplemente para evitar causar aún más problemas o preocuparme porque luego tendría que enfrentarme a una persona enojada – lo encuentro tan difícil de hacer. Y, por supuesto que puede suceder. Pero, cuando le hago frente a las cosas que me molestan – sin importar la respuesta que pueda recibir de la otra persona – me doy cuenta de cuánto mejor me siento después de haberle dado una oportunidad, estoy más satisfecho conmigo mismo. Así que en mi caso particular ha hecho una gran diferencia.
      Cathy

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s