Cultura Y Valores: Garantía Relevo Generacional

Ante el reto del relevo generacional una de las herramientas esenciales para encarar ese proceso de manera exitosa es realizar una profunda y precisa evaluación de la cultura corporativa y de los valores subyacentes.

Independientemente del tamaño y del sector en el que opere, una Empresa Familiar difícilmente podrá abordar el relevo generacional si los diferentes miembros de la empresa (trabajadores familiares y no familiares, accionistas activos, accionistas pasivos, etc..) no comparten unos mismos valores esenciales y tienen una visión compartida del tipo de Empresa Familiar que desean ser y cuál es su propósito o razón de existir.

El primer punto que nos puede ayudar a entender cuál es la cultura corporativa de nuestra Empresa Familiar, es preguntarnos cuál es el legado que queremos dejar a la siguiente generación, cuál es el propósito superior, más allá de la generación de beneficios con el que queremos contribuir y beneficiar a todos los stakeholders.

La cultura corporativa de las Empresas Familiares es el conjunto de valores y creencias fuertemente arraigados en la Empresa, y también en la familia que han permitido, a lo largo del tiempo, construir los principios por los que se rige la Empresa Familiar. Ese conjunto de valores y creencias nos aporta una guía y dirección que nos permite tomar las decisiones en cada momento.

Por este motivo es tan importante que las nuevas generaciones tengan conocimiento de estos aspectos ya que el conocimiento compartido ayudará a entender el tipo de Empresa Familiar que queremos ser en el futuro.

Sin embargo, cada vez es más difícil comunicar de manera efectiva este conjunto de valores que configuran la cultura corporativa de las Empresas Familiares. A medida que la familia va creciendo, en muchos casos, se produce una dispersión geográfica y en muchos casos como consecuencia de lo anterior, también emocional que dificulta la transmisión de padres a hijos de aquellas historias que forman parte del ADN de la Empresa Familiar, y que se han convertido en ejemplos de los valores familiares.

Paradójicamente, hoy vivimos en un mundo hipercomunicado y, sin embargo, en ocasiones, no actuamos de manera consciente dejando de realizar una labor proactiva en lo que de verdad importa. El día a día dentro de la gestión de una Empresa Familiar está plagado de tareas urgentes que, en ocasiones, nos impiden ver el bosque. Tomar distancia, reflexionar sobre lo que verdaderamente importa, pensar de manera estratégica en el futuro son tareas ineludibles que los responsables de las Empresas Familiares no deben “dejar para mañana”

En nuestra experiencia trabajando con Empresas Familiares, en muchas ocasiones nos encontramos con empresarios familiares que entienden que deben articular canales de comunicación para compartir valores, para transmitir la cultura corporativa de la Empresa, sin embargo, les cuesta encontrar el momento idóneo.

No existe mayor palanca que nos permita trabajar alineados con el objetivo de afrontar con éxito el relevo generacional, que la palanca cultural, la palanca que permita mantener a la familia, al mismo tiempo, unida y conexionada en torno a los pilares que marcan la diferencia entre una Empresa Familiar y una Empresa Familiar longeva y exitosa.

This entry was posted in Article. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s